Un auto atropelló a mas de 20 personas en Times Square New York

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasMUNDO,NOTICIAS

Un auto atropelló a mas de 20 personas en Times Square New York

NUEVA YORK. – Richard Rojas escucha voces. Tiene 26 años, reside en El Bronx y es el hispano que iba al volante del auto que atropelló a una veintena de personas este jueves en Times Square, Nueva York. En el pavimento quedó muerta una mujer de 18 años y otras 22 personas heridas.

El jueves, las autoridades dijeron que Rojas aparentaba estar intoxicado y el comisionado del Departamento de la Policía de la ciudad de Nueva York, James O’Neill, confirmó que este exmilitar tiene en su récord dos arrestos por manejar ebrio (DWI). Uno en 2008 y otro en 2015.

De origen dominicano, Rojas fue evaluado en el hospital Bellevue y pasó la noche detenido. Este viernes se formaliza la acusación por el incidente. Enfrenta cargos por asesinato, intento de asesinato y homicidio vehicular agravado.

Un fiscal en la Corte Criminal de Manhattan indicó que Rojas dijo a la Policía que quería “matarlos a todos” y que esperaba que los agentes le mataran a él para impedirlo. El detenido –que se mostró sumiso durante la comparecencia breve de este viernes– no presentó una declaración, según la agencia AP.

En una rueda de prensa este viernes, oficiales del NYPD dijeron que esperan resultados de una segunda prueba para determinar si Rojas manejaba bajo efectos de drogas. Todavía hay muchas preguntas que esperan respuestas.

Según la querella, Rojas –que debe regresar a la corte la semana próxima– llegó a admitir haber fumado marihuana con una droga conocida como PCP.

La confusión ante el accidente resonó en el vecindario de Rojas, Mount Eden, en El Bronx. Allí, las autoridades incautaron de su apartamento evidencias para el caso. Un oficial dijo que Rojas tenía libros de Cienciología. Entre el asombro por el atropello, algunos vecinos le dijeron a Noticias 41 que no detectaron ninguna actitud sospechosa en Rojas aunque notaban en él “un comportamiento nervioso”.

Pero las imágenes del accidente muestran a Rojas enloquecido, con una expresión agresiva y brazos agitados. Al bajarse del auto sedán Honda de 2009 parecía fuera de sí.

Durante tres años, Rojas fue soldado de la Marina de Estados Unidos. Pero cuando en 2014 regresó a El Bronx de una base naval en Jacksonville, Florida, era otra persona, describe The New York Times.

Entre los arrestos de años recientes, Rojas amenazó con matar a policías y de acuerdo con autoridades, la semana pasada acusó a un notario de intentar robar su identidad. Lo agarró del cuello.

Aquel sueño de abrir una tienda de ropa que tuvo alguna vez se eclipsó y aparte de escuchar voces, por su mente desfilaban teorías de conspiración.

Su amigo Harrison Ramos le dijo al New York Times que Rojas escribió posts conspiratorios en redes sociales. “Parecía un poco perdido en el mundo”, contó.

De acuerdo con testimonios que rescata el New York Times, Rojas no procuró ayuda y se fue hundiendo en su paranoia, en la bebida o en fumar marihuana. Arremetió contra aquellos amigos y algunos de ellos pensaban que necesitaba ayuda psiquiátrica.

Tras el atropello, Rojas dio unas declaraciones que parecían apuntar a que habría provocado a la policía para que lo mataran, dijeron oficiales bajo anonimato al Times. Fue uno de esos oficiales que señaló que Rojas había reportado escuchar voces y tener alucinaciones.

Un amigo de Rojas, Hansel Guerrero, cuenta que el hombre deseaba irse de El Bronx y su entrada a la Marina en 2011 fue el medio para lograr eso. “Él realmente quería estar en el Navy. Era como una forma de irse de El Bronx”.

Pero en mayo de 2014, récords muestran que Rojas se fue de la Marina. No hay información oficial
sobre las circunstancias de su partida, pero su amigo Hansel Guerrero sostiene que él fue expulsado bajo condiciones deshonrosas.

Los registros de la Armada muestran que en 2013 pasó dos meses en una prisión naval en Charleston, Carolina del Sur. No indican por qué, trascendió este viernes de la policía.

Tras ese capítulo, Rojas empezó a sentir desdén por el gobierno. Pensaba que el gobierno lo había atrasado, que obstruía su progreso, dice el Times. A su vuelta al apartamento donde vivía con su madre, a una milla y media del estadio de los Yankees, empezó a beber y la ansiedad empezó a primar en su estado anímico, asegura su amigo Harrison Ramos.

Otros amigos niegan que Rojas tuviera un problema de alcoholismo.

Rojas fue arrestado en 2008 por Queens y luego en abril de 2015 por manejar ebrio. La semana pasada, en 11 de mayo, de acuerdo con una demanda Rojas agarró al notario por el cuello, lo amenazó con un cuchillo y le dijo: “Tú estás intentando robar mi identidad”. El 12 de mayo Rojas se declaró culpable de acoso y le concedieron libertad condicional.

José, un amigo de Rojas, le dijo a Noticias 41 que “él siempre ha sido un hombre tranquilo, que no habla, que iba de la casa a su trabajo, del trabajo a la casa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *